lunes, 26 de noviembre de 2007

ANTONIO GALÁN. MAESTRO ARMERO


Las armas no poseían secretos para el teniente Pedro Galán Calavia. No en vano se dedicó a repararlas, mantenerlas y vigilarlas durante 44 años, desde que se incorporó a filas al comienzo de la guerra civil hasta el año 1980. Ahora, "con 90 años y 5 meses", como gusta de precisar este anciano lúcido y bien conservado, es el maestro armero más veterano de Aragón, superviviente de un gremio ya extinguido en las Fuerzas Armadas españolas.

Por eso ayer recibió un cálido homenaje en la Agrupación de Apoyo Logístico 41, con sede en Zaragoza, con motivo del día de San Juan Bosco, patrón de los especialistas del Ejército de Tierra.

"Mi cometido, durante mis años de servicio, ha sido revisar el armamento", explicó Galán, que es natural de Ólvega (Soria), a todos los que se interesaron por su oficio. "Cuando empecé, en plena guerra civil, había poco armamento", comentó. Y añadió con sorna: "Con decir que estaba en un batallón de ametralladoras, en el frente de Teruel, y no había más que una ametralladora..."

El maestro armero es una figura del refranero español. A reclamar, al maestro armero, se solía decir cuando algo no tenía remedio y no servía de nada quejarse. Pero aparte de este dicho, que Galán considera "una tontería sin fundamento", su profesión es un misterio para muchos.

De ahí que al homenajeado no le importe repetir, una y otra vez, en qué consistía su cometido. "Un maestro armero", dice siempre, "se encarga del mantenimiento de armas mecánicas, como ametralladoras y fusiles ametralladores". Los cañones, los carros de combate, aclara Galán, "eran de otra rama".

Hace ya años que los maestros armeros han sido sustituidos por distintos tipos de especialistas que, como su nombre indica, entienden de armas concretas. Pero cuando Galán ingresó en el Ejército, en el Parque de Artillería de Zaragoza, el maestro armero era alguien capaz de arreglar prácticamente todo lo que se averiaba.

"Me formé en dos fábricas de armas, en la de Oviedo y en la de La Coruña, y allí adquirí todos los conocimientos que apliqué durante mi tiempo de servicio", señaló Galán, que asegura que no guarda "ningún mal recuerdo" de sus más de cuatro décadas en la carrera de las armas.

Ni siquiera en las trincheras de los páramos de Teruel, "con 20 grados bajo cero", flaqueó su vocación. Por eso ayer fue feliz rodeado por el afecto de casi 900 miembros de la Agrupación Logística, de su mujer y de sus familiares más cercanos. De hecho, aunque lleva 25 años jubilado, nunca ha dejado de interesarse por el manejo y cuidado de las armas.

Texto: F. Valero
Foto:ROGELIO ALLEPUZ
Artículo extraido de "El periódico de Aragón".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias. es bueno saber de este hombre.yo soy armero y aunque llevo mas de 2 años en una oficina.siempre me gusta saber de mi especialidad ya que entre en el ejercito en febrero del 90 y si las cosas han cambiado.no me imagino todo lo que han cambiado para este hombre.yo estube 5 años en zaragoza aalog 41 y la verdad es que fue alli donde aprendi lo que se.aunque en esto siempre estas aprendiendo gracias por este blog. FDO-MARINO ARENAL PINILLA

Anónimo dijo...

Mi suegro DON.RAMON MORENO PALACIO fue Maestro Armero en Madrid.Desde el comienzo de la guerra, hasta su jubilación.Hera un hombre muy hábil y capaz,fuera y dentro de su trabajo.
De corazon noble y todo un señor.Estaba en la Escuela Superior del Ejercito en el paseo de la Castellana.
Quiero rendir un homenaje a su memoria.

Anónimo dijo...

mi padre fue maestro armero desde el comienzo de la guerra se llamaba JOSE ENRIQUEZ FERNANDEZ estuvo destinado muchos años hata su retiro en el regimiento de transmisiones num 1 en el pardo desde el emocionado recuerdo a mi padre envio a todos los maestros armeros de españa mi reconocimiento y respeto y un fuerte abrazo viva el ejercito

¿QUIENES SOMOS?

Dentro del ejército de tierra español, existe el cuerpo de especialistas encargados directamente de realizar las labores técnicas específicas propias de cada especialidad. Dentro de la escala de tropa podríamos diferenciar las siguientes especialidades: Mantenimiento de vehículos, Mantenimiento de Aeronaves, Mantenimiento de Armamento, Chapa y soldadura, Electrónica de armamento,Telecomunicaciones, Electricidad, Instalaciones, Administración, Guarnicionería, Hostelería y alimentación y Almacenes y Parques.
Para la escala de suboficiales y escala de oficiales las especialidades se reducirían, pudiendo englobar una misma especialidad otras de su misma rama.

Como opinión personal, simplemente decir que el ser especialista del ejército conlleva una gran responsabilidad, aunque siempre recompensada con el prestigio que significa pertenecer a esta familia...y digo familia porque la mayoría de nosotros se ha forjado en los mismos institutos politécnicos del ejército, donde hemos aprendido que la unión y el compañerismo es lo más importante en nuestra profesión.